La mayoría de los retratos personalizados que me encargáis son para regalar. Regalos para bodas (propias y de terceros), cumpleaños, aniversarios, navidad e incluso “porque me apetece”.

Me ha parecido buena idea recopilar unos cuantos consejos para ayudaros a la hora de encargar un retrato para regalar.

De todas formas, si contactáis personalmente conmigo, os aclaro cualquier duda.Antes, durante y después de hacer el retrato.

ELEGIR LA FOTO

Si no disponemos de muchas fotos, sin duda, aquella en la que mejor estén los protagonistas y más calidad tenga.

Os aconsejo rebuscar en álbumes, archivos de fotos en el ordenador, móvil, whatsapp, email y sobre todo echar un vistazo en las redes sociales. La gente suele subir a Facebook o Instagram aquellas fotos en las que mejor se ven o más les gustan.

Quizás no encontremos una foto con calidad suficiente pero sirve para hacernos una idea del estilo qué les gusta.

Cuanta más calidad tenga la foto, más detalle podrá tener el retrato.  Intenta encontrar fotos:

  • Nítidas, bien enfocadas.
  • Cuanto más grande (más píxeles), mejor.
  • Bien iluminada.
  • Que se distingan bien los rostros.

Estilo

Después de haber hecho bastantes retratos, hay algo que me ha llamado la atención y es el tipo de fotos que se eligen dependiendo de quién encargue el retrato.

Si es un retrato para terceras personas, se suelen elegir fotos demasiado formales. Fotos donde la persona o la pareja a retratar salen favorecidos, sonrientes, mirando a la cámara. La típica foto posando.  Suele ser lo más acertado. Sabemos que les va a gustar.

Pero  cuando el retrato lo encarga alguien que también aparecerá en el mismo (normalmente, regalos a sus parejas), las fotos elegidas son bastante diferentes. Si queréis que el retrato no solo les guste sino que les encante, tened en cuenta lo siguiente:

“Lo importante no solo es el retrato, también el momento”

Recuerdo con mucho cariño a un chico que le regaló a su novia un retrato enorme donde lo más importante era que aparecieran de fondo las baldosas de una plaza de Lisboa ya que fue allí donde le pidió que se casara con él.

Si conocéis bien a la persona a la que vais a regalar un retrato, pensad en cómo es y qué podría gustarle más.

Puede que por ejemplo le encante bailar, practicar un deporte. Seguro que conseguís una foto en acción.

Quizás le gustaría aparecer con su mascota o con su rincón preferido de fondo.

 

Retratos personalizados momentos

Por esa razón vuelvo al consejo de curiosear por las redes sociales y ver qué fotos, qué momentos pueden gustar o pueden ser significativos.

En cualquier caso, si no encontramos una foto perfecta, quizás podamos conseguir un retrato genial combinando varias fotos. Por esa razón siempre os aconsejo enviarme muchas fotos y variadas. Me ayuda a reconocer mejor a quien retrato y además podría hacer un montaje con varias.

Cualquier idea que se os ocurra, podéis comentarla e intentamos llevarla a cabo.

Podemos convertir el retrato en una portada de revista, hacerlo en blanco y negro, a todo color, optar por un estilo más minimalista…

tamaño del retrato

¿Resultará demasiado grande? ¿Demasiado pequeño?

Es aconsejable tener en cuenta el tamaño y la decoración de la vivienda de la persona o la pareja a la que vayamos a regalar el retrato.

El tamaño 40×50 cm, o en formato cuadrado de 50×50,  suele ser un acierto seguro.  Incluso el más pequeño, 30×40, puede ser un gran regalo.

Además, si estos tamaños resultan pequeños, siempre se pueden colocar en un marco más grande con passepartout.

También hay que tener en cuenta si se trata de un primer plano o un retrato de cuerpo entero, si aparece solo una persona o varias.

Un primer plano, en un tamaño muy grande puede resultar excesivo.

Marco sin y con passepartout

En caso de duda, puedo preparar una simulación con varios tamaños y así podréis haceros una mejor idea.

Tamaño de retratos pop

con marco, sin marco, lienzo con bastidor, sobre foam...

Mi consejo es que si se trata de hacer un regalo, se haga completo, bien con marco o bien sobre cartón pluma o lienzo listo para colgar.

Casi todos los retratos que envío van enmarcardos pero si queréis encargaros en persona, os puedo aconsejar en cuanto a materiales, tamaños y calidades.

Nos puede entrar la duda sobre qué marco les puede gustar más pero podemos conseguir un marco económico. Siempre pueden cambiarlo luego y la presencia del retrato a la hora de que lo vean es totalmente diferente, Gana muchísimo con un simple marco.

Marcos de aluminio y madera

Hacerlo sobre cartón pluma es otra buena opción aunque un poco más cara. La ventaja es que pueden colgarlo tal cual o si prefieren, pueden ponerle después un marco de aluminio, por ejemplo.

El lienzo con bastidor también llega listo para colgar. La única pega del lienzo es que los colores resultan un poco más pálidos. Los colores sobre papel siempre son más vivos. Aunque hay ocasiones en que precisamente por esta razón, porque queremos un tono más pastel, por ejemplo, el lienzo sería la opción adecuada.

retrato sobre foam

Espero haberos ayudado algo con estos consejos y  conseguir hacer de nuestro retrato el mejor de los regalos.

Posiblemente os surgirán muchas más dudas e indecisiones pero aquí estoy para intentar ayudaros.

Solo tenéis que contactar conmigo sin compromiso alguno o dejar un comentario más abajo con vuestras ideas.

Aquí, podéis encontrar más información sobre cómo encargar vuestro retrato:

Valorado en 5.00 de 5
Desde: 49,00 
Valorado en 5.00 de 5
Desde: 70,00 
Valorado en 5.00 de 5
Desde: 80,00 

Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirla en las redes. Mil gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *